Expaña

El día de la huelga general había más de veinte cordadas en la cara sur de Montserrat, doce según fuentes del gobierno. En el restaurante de la Vinya Nova familias y grupos de amigos comían con opulencia en este fin de semana improvisado. Según un camarero del local, hoy había llamado más gente para reservar mesa que durante un festivo.

Esta actitud tan desenfadada de los españoles que aprovechan un día de huelga para escalar, jugar al golf o pegarse una comilona con los amigos, puede revolver el estómago de cualquier reaccionario pero, en realidad, es la resistencia pasiva de la cultura mediterránea. Hay que sentarse a la mesa y contar las penas primero, no vaya a ser que el otro comensal te pida dinero. Hay que contar las penas con humor, con un mínimo de escenografía, para que la desgracia tenga su argumento y vaya bajando el tinto en el porrón. Con el aceitito en el pan, la ensalada con sus espárragos, la merlucita poco hecha y el vino de trago largo podemos resistir siglos.

Quizá hubo un momento en que esto fue un país pero ahora se ha convertido en un teatro tragicómico. También en una  calle oscura de arrabal donde salir desvalijado. En menos de un mes el que suscribe ha recibido más de media docena de proposiciones para trabajar sin cobrar. Las ofertas para trabajar a bajo precio han superado la docena. Parece que las reglas están cambiando, que el concepto de país, de bienestar y de trabajo ya no es el que era. El cocinero Sergi Arola escribía hoy mismo en su blog que “España ya no es de los españoles”, mientras defendía su derecho a no hacer huelga. Quizá, a partir de ahora, deberíamos referirnos a la piel de toro como Expaña. Algo que nadie sabe si fue, pero que con seguridad hoy no existe.

Hace unas semanas la directora de un conocido medio de comunicación digital se puso en contacto conmigo para pagarme un trabajo entregado dos meses atrás. Al señalarle su falta de sensibilidad por no responder los correos electrónicos y pedir el pago de mi trabajo que consistía en un reportaje de 4.000 palabras y más de una docena de fotografías, ella me respondió: -“¿Qué te parecen 70 euros?”. A lo que el que suscribe replicó: -“Me parece excesivo”.

Tal y como están las cosas y saliendo proxenetas de donde menos te lo esperas (cultura, deporte…) no queda otra opción que utilizar ese humor tragicómico de los mediterráneos. Cuando hace unos días le pregunté a un amigo, que llevaba varios meses sin cobrar, cómo le iba, respondió: -“Todo va genial. Yo hago como si trabajo y ellos hacen como si me pagan”.

Quizá ya no sea suficiente con reírnos, con no votar o con desobedecer. Quizá lo que tenemos que hacer es largarnos. Hacernos ingleses, marroquís o incluso franceses, dejar que la infección acabe con todo y nos devuelva el país.

15 Comentarios »

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

  1. Que bueno, Simón, qué bueno. Y lo de Arderán…. para nota.

    Comentario por gregorio villarig — noviembre 15, 2012 #

  2. que bueno…la respuesta a la directora chupasangres es de un fino humor britanico. yo la hubiera mandado directamente a tomar por el bul

    Comentario por lupo — noviembre 15, 2012 #

  3. Creo que ayer se batieron récords de asistencia en determinadas escuelas…encima salió buen tiempo, así que más de un encadene se dedicará a los sindicatos, supongo

    Comentario por Jhonny — noviembre 15, 2012 #

  4. Ayer leí en la manifestación de Valencia: “el día que la mierda tenga valor, nos recortarán el culo”.

    Comentario por Exther — noviembre 15, 2012 #

  5. como alpinista eres un referente, pero como escritor creo que eres aún mejor.

    Comentario por sergio — noviembre 15, 2012 #

  6. ¿Y hacernos catalanes?

    Comentario por Cagane — noviembre 15, 2012 #

  7. La gran baza de los políticos españoles es precisamente esa: saber que el pueblo nunca será capaz de organizarse para cambiar las cosas

    Comentario por carlos — noviembre 16, 2012 #

  8. España existe, y no es muy diferente al país extinguido al que te refieres.Es una razón más para hacerse marroquí, frances o simplemente catalan o vasco. Habrá quien lo vea menos ácrata, pero crear cosas nuevas, suena más atractivo que integrarse en viejos paises tan parecidos al que todavía es el nuestro.

    Comentario por Iosu — noviembre 17, 2012 #

  9. Mientras haya “pa comilonas y otras hierbas” no habrá necesidad real de montarla gorda. ¡¡Muy buena la publicación!!

    Comentario por Jozy — noviembre 18, 2012 #

  10. “LOS ESCALADORES SOMOS EGOÍSTAS, NO NOS INTERESA LA POLÍTICA NI LA GUERRA”
    Anderl Heckmair

    Estoy de acuerdo.

    Comentario por Jesús Vallés — noviembre 18, 2012 #

  11. Estamos empezando a caer.

    Se ha acelerado el martilleo. El repiqueteo de los e-mails ha aumentado su frecuencia. Frecuencia cardiaca. Estamos cayendo. No hay alaridos espeluznantes para impresionar al espectador. Esto no es Hollywood. Se cae en silencio. Pasa toda la vía, toda la vida, ante tus ojos, que ya no ven, tan sólo tratan de comprender, esbozan un lamento o un hostia puta quizás. Y luego más silencio.

    No creo que haya nadie en esta ciudad al que unos kilos de arroz le solucionen la vida. Cuando me comentan de algún caso y le digo que pase a recoger lo que quiera, jamás aparecen. Como tampoco han aparecido las 6 cajas de leche (36 litros) que llegaban de la UE referenciadas, albaranadas, totalmente controladas. Y esto no es un país africano que no se ubica exactamente y que sólo se relaciona con telediarios, la palabra guerra o el World Photo Press. ¿O sí?

    Ha aceptado un trabajo de sudacas. Que hace unos años, como aves migratorias, iniciaron el retorno a sus países de origen. Cuando cigarras nosotros todavía vivíamos ¿vivimos? al sol y nos decían España va bien. El viernes, después de trabajar, la ETT (lo dice el propio nombre: Empresa de Trabajo Temporal, Tem-po-ral, un temporal) le ha indicado el camino a casa: el lunes puede pasar a recoger el finiquito. Sólo se permite llorar a escondidas, cuando no la ven sus tres hijos, su padre que no les pasa ya la pensión porque se ha quedado sin trabajo y se va a EEUU en busca de una oportunidad, o su última pareja, que aun teniendo curro, se hunde en la depresión y la bebida y a la que no se atreve a decir que lo suyo definitivamente se ha acabado. Trata también de comprender qué ha podido hacer mal en estos 8 días mientras en la cola se repiten como cada semana el mismo número de ilusiones (pobres ilusos, pobres e ilusos) que de desilusiones. Números. El correo termina así:

    «… ella sonrió -triste sonrisa-: me jode tanto el juego como a ti, es injusto siempre, pero más en los tiempos que corren… al menos me fui con la alegría que da encontrar todavía buena gente… Mi compañera de silla seguía sentada en la otra mesa. Bajé al portal, pensando en esperarla, y terminar de contarle todo, incluso la confirmación de la empleada de la ETT. Y allí, en el portal, estaba la otra chica… la que antes no me había oído… una chica a la que arriba, había oído lamentarse de que no la dieran el turno de mañana, pues tenía dos críos, 4 años y 7 meses… y no les iba a ver el pelo, pero necesitaba el curro. Y se lo conté todo. Y le dije: aun así… lucha. Es difícil, pero si consigues las 15 (ventas –no incluido en el e-mail-), al menos tendrás, puede, garantizada, otra semana más… o no… Otra excusa es las escuchas de “control de calidad” que hacen de nuestras ventas… ¿quién no mete la pata en una primera semana? pero los naranjas quieren gente perfecta… o no. Quizás no quieren gente. Sólo números que van a engrosar la cuenta de sus números. Eso sí, con una ETT por medio que les libre de ellos y sus quejas. Mejor mirar para otro lado. A quién le importa sus vidas, a quién le importa joder sus ilusiones… total, pronto es Navidad… y hay muchos ADSL que colgar del arbolito de Navidad, arreando jóvenes, y sin chistar, que así es la vida…».

    Comentario por NaN (Not a Number) — noviembre 20, 2012 #

  12. Nan, ¡¡rollazo!! ¡¡peñazo!!, a ver si te enteras, los escaladores somos e-g-o-i-s-t-a-s, yo el que más. Vamos a nuestra puta bola y tu dicterio auto-inculpatorio nos la suda.
    Meteté en una puta ONG y no nos jodas el rollito de la montaña que lo único que vale la pena en esta puta vida.
    ¡Acomplejaó!
    Simón: ¿Porqué no nos cuentas alguna escalada, eh?
    Y te vas dejando de tanto rollo tipo “hay que arreglar el mundo”

    Comentario por Jesús Vallés — noviembre 22, 2012 #

  13. siento no haber leído antes estas palabras tuyas…son terriblemente ciertas. Un amigo que ya hace tiempo se marchó fuera siempre se refiere a este país como “Patraña”. Una mentira. Eso es lo que tenemos. Una mentira que intenta dejarnos sin futuro…Un montón de mentirosos capaces de hacer negocio con cualquier cosa y con cualquier excusa. Incluso con una montaña.

    Comentario por pablo — noviembre 23, 2012 #

  14. jesus, que arranque…

    Comentario por lupo — noviembre 27, 2012 #

  15. Esquirol!!!!!!!

    Comentario por Marta — diciembre 10, 2012 #

Dejar un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

© Ediciones Desnivel SL., Calle San Victorino,8 28025 Madrid - Tfno. 913 602 242 - E-mail: edicionesdesnivel@desnivel.es
© Librería Desnivel, Pza. Matute 6 28012 Madrid - Tfno. 913 904 290. Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com.