Ser francés

Entro en el bistro con el porte digno de los hijos de la revolución, me apoyo sobre la barra y me atuso los bigotes mientras intento no rascarme el cogote. Pido un pastis de aperitivo y me dan ganas de acompañarlo de un je suis désolé como un poeta romántico, pero el camarero no me va a entender pues abro mucho la boca al pronunciar. Hablo francés como si comiese un bocadillo de mortadela y hay que pronunciar con los labios sensualmente entreabiertos como quien chupa un espárrago. Como no me entiende utilizo esa máxima de: “si usted es extranjero y no le entienden, grite”. Hago todo lo posible por ser francés: Juego a las apuestas de caballos, bebo café solo, como la lechuga sin trocear durante los postres, he cambiado el cerdo por la vaca como animal favorito, miro a los ingleses con desprecio, saludo dando serios apretones de mano y, ante cualquier problema, tomo la Bastilla.

La burocracia gala es una gincana de papeles y entrevistas. Para ser francés es fundamental tener una cuenta bancaria en el país. Para tener una cuenta bancaria hay que tener un domicilio. Para tener un domicilio hay que tener un contrato de arrendamiento. Para tener un contrato de arrendamiento no se puede vivir en casa de un amigo. Por lo tanto yo no existo. Ser siervo de la república es un arduo trabajo, por eso quizá, algunos lugareños lucen su estatus con altiva petulancia. No en vano Nicolas Sarcozy intentó implantar un conjunto de medidas para “cultivar el orgullo de ser francés”. Los niños franceses cantarían al menos una vez al año La Marsellesa en la escuela y los extranjeros deberían firmar un contrato de derechos y deberes con la República. No sé si las medidas llegaron a aplicarse pero están presentes en el corazón de muchos galos. Quizá una de las mejores cosas de ser español es que nunca nos podremos sentir orgullosos por ello.

El mejor lugar para entender el nacionalismo es el exilio. Aquí, en este frío invierno alpino, cada vez que como un trozo de chorizo picante de Sorzano acompañado de un trago de vino de Sotés se me saltan las lágrimas.

A las seis de la tarde los guías de Chamonix esperan a la entrada del histórico edificio de su Compañía la apertura del tour de rôle: La designación por orden de titularidad del trabajo del día siguiente. Algunos guías españoles, colombianos, italianos y argentinos deambulamos por los pasillos del imponente edificio, entre las fotos intimidantes de señores de grandes bigotes ataviados con pantalones bávaros, esperando a que los locales se repartan el trabajo y el jefe-guía nos ofrezca unos turistas a los que pasear por los glaciares. El procedimiento está sujeto a un pomposo protocolo marcado por los rangos como en un campamento de boy scouts. Por ahora somos los que limpian las letrinas.

Mientras camino por los pasillos del insigne edificio me viene a la mente una imagen familiar: Las cuadrillas en el puente sobre el Ebro, durante la época de vendimia, esperando a que una furgoneta pare y el conductor señale a tres o cuatro afortunados que podrán cortar uva ese día. La inmigración es un duro ejercicio. Salimos de casa pensando en abrir una cuenta en Suiza  y acabamos vaciando ceniceros, porque, de tan feos, no podemos ser bailarinas.

 

22 Comentarios »

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

  1. Cómo la vida misma. Te quiero. Un abrazo.

    Comentario por gregorio villarig — febrero 5, 2013 #

  2. ¡¡¡¡ANIMO SIMON!en ningun lugar del mundo es ORO todo lo que parece.y…… ni a los Franceses por muy choministas que sean les da la vida lo que quieren sino lo que se merecen.
    un besazo y piensa que de todas se sale…..Tú te mereces lo mejor

    Comentario por Chus — febrero 5, 2013 #

  3. “porque, de tan feos, no podemos ser bailarinas.” el resumen perfecto.

    Comentario por santipinilla — febrero 5, 2013 #

  4. je, je muy bueno Simón

    Comentario por Pels — febrero 5, 2013 #

  5. Pato, lo que tienes que comer es pato.Y después del chorizo de la Humi, nada de Champagne. Besos.

    Comentario por K — febrero 6, 2013 #

  6. Va a ser un lujo contar contigo para conocer mejor el mundillo de Chamonix y los franceses….bien!!

    PD: Chus, Choministas son los seguidores de Txomin ?

    Comentario por lupo — febrero 6, 2013 #

  7. Buen articulo me ha gustado.

    De todos modos no soy muy amigo de las generalizaciones. Nunca he ido a Alpes, aunque voy mucho a Pirineos franceses.

    Mis compañeros de fatigas no paran de despotricar contra ellos, malditos gabachos, dicen, mientras amablemente todos los franceses que conocemos, nos orientan, ayudan o simplemente nos brindan con una grata conversación compartiendo unas cervezas.

    A lo largo de mi limitada experiencia en el Pirineo francés (no he faltado a mis 7 u 8 fines de semana al año durante unos 10 años) casualidad (o no), nunca he echo un enemigo galo.

    Solo tengo buenos recuerdos de ellos. Yo y mis amigos, aunque les resulte fácil criticarles y odiarles, pongo la mano en el fuego (y no me quemo), si digo que nunca nos han tratado mal.

    Aún así, me huelo que no todos los rincones franceses son iguales, ni los guías de Chamonix.

    Comentario por Eneko — febrero 6, 2013 #

  8. Simón….. España no te da ni una oportunidad a ti, y de mi saca lo peor deseando hasta la muerte de algunos, pero muchos te tenemos como un modelo (aunque eso no te de para vivir).

    ¡¡¡¡Ánimo Simón te queremos un montón¡¡¡¡

    Comentario por David — febrero 6, 2013 #

  9. Hijo de la emigración de los 60, nací y viví muchos años en Francia, y he vuelto allí infinidad de veces, muchas a Chamonix, todo un paraiso. Solo decir que la relación entre franceses y españoles es la menos recíproca de las que conozco. Y no sé porqué, a los franceses les caemos bien, simpáticos incluso, pero al contrario… Y muchos ánimos Simon con la burocracia francesa, famosa en el mundo entero (como la nuestra por cierto).

    Comentario por A — febrero 6, 2013 #

  10. Dis donc toi!

    Comentario por La liberté guidant le peuple — febrero 7, 2013 #

  11. La burocracia francesa es gincana, si, los locales se reparten el trabajo entre ellos antes de repartir “las sobras” a los forasteros, también. Pero tienes suerte de que te dejen comer de esas “sobras”. Quizás si nuestras burocracia y sistema de trabajo fuera como la de los galos otro gallo cantaría, y podríamos sentirnos orgullos de ser españoles por algo mas que la selección.

    Firma. Un español que vive en Francia hace diez años y ha trabajado en la Escuela de Esqui Francesa durante tres inviernos

    Comentario por javivi — febrero 10, 2013 #

  12. Muy gráfico el texto para ver lo que se cuece en esos ambientes de chamonix. Esta claro que el ser humano es un animal clasista y ni siquiera la montaña se libra de la vorágine individualista en la que estamos inmersos. Por dios, si en nuestro propio país nos creemos mejores o peores según la comunidad a la que pertenecemos, no te digo nada entre distintos países. Esta claro que Europa es una entelequia que por el momento no cuaja entre la población. Ánimos y saludos desde logroño.

    Comentario por javi monreal — febrero 10, 2013 #

  13. Joder Simon, me recuerdas a Paco Martinez Soria en la ciudad, vente pa españa Manoloooo que te invito a unos huevos con chorizo en el bar de Felix,
    PD. que grande eres maxotee

    Comentario por Foj — febrero 11, 2013 #

  14. buenas simon, creo que el otro día coincidimos en cogne, estuvimos hablando en el parking cuando llegamos, ya decía que me sonaba la cara, pero no caí, y ahora al leer lo de que vives en chamonix no tengo duda. un saludo y disfruta de tu estancia , por cierto que tal tu compañero? el que llegó en la moto?

    Comentario por manu — febrero 12, 2013 #

  15. Hola Simon, que te voy a decir que no sintiera yo estos meses atras alli.
    Te conoci ayer, en el Teleferico a la Aguille di Midi, para hacer el Valle Blanco. Menuda nieve tuvimos,… :-)

    Me ha encantado el articulo, no solo por que te entiendo, sino porque me ha encantado tu estilo al escribir. Solo te puedo decir que nunca dejes de soñar,… A veces la vida es “dos pasitos adelante, uno atras y otros dos de nuevos adelante”,… sin perder de vista el horizonte y sin olvidar q lo importante es el camino.

    Disfruta de la oportunidad que tienes de estar en ese Valle,…. Y seguire leyendo tus post.

    Comentario por Pilar — febrero 17, 2013 #

  16. No te cuento nada de otras emigraciones, a la búsqueda de los viñedos portugueses. Pero salir es la puerta para entrar, y si nuestros com¿patriotas? viajaran más serían menos cerrados, como las puertas.
    Yo creo que a cada país hay que tomarle su pulso, aqui es el touriga nacional y alli es el cabernet, pero al fin y al cabo aplástandolos con cariño dan mosto.
    Besos desde la viña más occidental de Europa
    Luisvi

    Comentario por Luisvi — febrero 17, 2013 #

  17. Somos muchos los que hemos marchado para buscar algo mejor a las alternativas que se nos ofrecían. De paso si se puede aprovechar para conocer montañas y lugares en alpes o como en mi caso, andes… Algo es. A todo hay que mirarlo con todos los prismas posibles y aprovechar las oportunidades que le brindan las decisiones que toma uno.

    Lo mejor de ser español es que no podemos sentirnos orgullosos de serlo… Muy buena

    Comentario por eneko — febrero 19, 2013 #

  18. Simón yo he vivido cosas parecidas intentando comer del mismo pastel que tu, aunque sea por un lado diferente de la mesa y lo único que puedo decir es que te quedas corto hablando de los “franceses Alpinos” que por suerte nada tienen que ver con sus compatriotas del sur que todos encontramos por Pirineos.
    Pero a nosotros nos sobra de todo lo que les falta a ellos, así que tu para adelante siempre.

    Un abrazo.

    Comentario por FB — febrero 22, 2013 #

  19. No sé si habrás resuelto el tema del papeleo desde que escribiste estas líneas pero por si te puede ayudar: tuve el mismo problema cuando me mude de Iparralde a Pamplona (imposible tener un contrato de alquiler en la super capital!) y la solución me la dio una mujer en la cruz roja!
    Después de 2.5 años de cola en la policía y no sé cuantas llamadas, todo se arreglo cuando esa mujer hizo una llamada al jefe de la policía, me consiguió cita con él para el día siguiente y en 10min el hombre me dio un numero de NIE ( un NIE, sí señor, porque estemos donde estemos, eso sí que es Europa!).
    No sé si hay Cruz roja en Chamonix y si lo hay, tal vez solo se dedicara a rescates o cosas del estilo pero si ellos no te pueden ayudar tal vez te podrán decir quien lo podría hacer o deberías mirar en oficinas de ayuda social.
    Al final, esas organizaciones se encuentran con un montón de situaciones y la tuya de no tener contrato no es nada rara….

    Un saludo

    Comentario por Maritxu — febrero 27, 2013 #

  20. Simón, una nueva entrada por favor!! necesitamos leerte…

    Comentario por juan — marzo 21, 2013 #

  21. Simón; creo que los franceses te están dejando planchado, con su sentido de lo que es ridiculo o despreciable. :-)
    ( A ver si con este intento cuentas cosas ).

    Comentario por Bodidarmin — marzo 28, 2013 #

  22. Amigo¡ Has topado con la burocracia francesa¡ Bonne chance, jajaja¡¡¡ A mí me pasó exactamente lo mismo al tratar de conseguir alojamiento, y una cuenta bancaria¡¡Es desesperante, intenta conseguir un número de seguridad social, y ya te puedes creer en mitad de el proceso de Kafka¡ ES bastante absurdo , pero se parece a la nuestra, no hay una diferencia muy grande. Supuestamente puedes trabajar al ser de un país comunitario, pero si no tienes el número de la SS, en algunos trabajos, en los buenos, no te contratan. Sí lo hacen en el McDonalds, o en los hoteles para que limpies la mierda. Literal. Y sin contrato no puedes conseguir número de SS. Te piden también el registro de nacimiento. No una copia,que lo puedes conseguir vía internet, sino el original…. Bastante deprimente si necesitas desesperadamente un trabajo .
    Pero la parte buena es que los franceses, en general, detras de la máscara de capullos fríos, son gente amable, respetuosa, educada, incluso simpática y graciosa¡¡ y que valoran la Cultura española: he visto el pasado invierno en Chamonix más programas de TV sobre cine, arte, escultura y danza española que en toda mi vida . Y otra cosa estupenda es que hay una mezcla bastante explosiva de gente de todo el mundo reunida alrededor de la montaña. Gente muy loca. Es una maravilla. Que contrasta por otra parte con lo cerrados que son los de Chamonix de toda la vida, no nos olvidemos que después de todo es un pueblito perdido en la montaña, y sus gentes son muy peculiares.Vamos, como los de los Pirineos del Sur. Menuda experiencia estar allí unos meses, disfrutala¡¡¡
    PD:POr supuesto que te va a tocar limpiar los ceniceros…Sinceramente, no esperabas otra cosa, verdad?

    Comentario por Ignatius — abril 21, 2013 #

Dejar un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

© Ediciones Desnivel SL., Calle San Victorino,8 28025 Madrid - Tfno. 913 602 242 - E-mail: edicionesdesnivel@desnivel.es
© Librería Desnivel, Pza. Matute 6 28012 Madrid - Tfno. 913 904 290. Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com.